STC 143/2017 (2): ¿El vaciamiento de las aMU? o salvados por la Ley de Vivienda

El lado positivo de la vida.aMU

En este segundo post acerca de la STC 143/2017, analizamos su impacto en la regulación de las actuaciones sobre el Medio Urbano (aMU) que, a modo de recordatorio, se regulaban en los artículos 7 a 19 L3R y ahora en los artículos 2.14.4, 8.1, 9.1, 9.4, 10, 17.5, 19, 22.5, 24, 31, 32, 33, 42.3 y 43.2 TRLSR.

De acuerdo con la doctrina del Tribunal Constitucional sobre cuestiones competenciales en materia urbanística (STC 61/1997, 164/2001, 130/2013 y 141/2014), para comprobar si una determinada regulación es materia de urbanismo, vivienda y ordenación del territorio (y por tanto competencia de las Comunidades Autónomas) o si, por el contrario, es competencia estatal de acuerdo con alguno de los siguientes preceptos:

  • CE 149.1.1ª: regulación sobre el derecho de propiedad,
  • CE 149.1.13ª: bases y coordinación de la planificación general de la actividad económica,
  • CE 149.1.14ª: por su impacto sobre las Haciendas Públicas,
  • CE 149.1.18ª: por su impacto sobre el procedimiento administrativo común y la legislación sobre régimen expropiatorio, o
  • CE 149.1.25ª: por su impacto sobre las bases del régimen energético

Para ello se ha de analizar si la regulación:

  1. Responde verdaderamente al derecho de propiedad (igualdad de derechos y obligaciones).
  2. No se produce un agotamiento del modelo regulatorio por parte del Estado.
  3. Define o no técnicas o instrumentos urbanísticos concretos al servicio de las estrategias urbanísticas o territoriales, sin perjuicio de que el Estado pueda condicionarlos indirectamente.
  4. Define una planificación general de la economía que garantiza la coherencia y el tratamiento uniforme que evite resultados disfuncionales y disgregadores.
  5. Esta vinculada a la definición y concreción del principio de desarrollo sostenible que opera como premisa y limite genérico de las políticas públicas que implican la regulación y ocupación y transformación del suelo.

Lo que anula la STC 143/2017 

A partir de esta definición del marco de juego, en este caso, el TC llega a la conclusión de que son inconstitucionales los siguientes artículos e incisos:

Lo que se salva tras la STC 143/2017 

Pero de la misma manera que se declaran inconstitucionales los artículos e incisos reseñados, el resto si pasa el corte constitucional y, en consecuencia, quedan “inmaculados” los siguientes conceptos:

  • Los tipos, objeto y alcance de las actuaciones sobre el medio urbano, esto es, la actuación de rehabilitación (aMU-R) y la actuación de regeneración y renovación (aMU-RR, obsérvese que solo hay dos tipos de actuación) pudiendo ser, estas últimas, de carácter integrado (aMU-RRi), cuando articulen medidas sociales, ambientales y económicas enmarcadas en una estrategia administrativa global y unitaria (L3R 7, actual TRLSR 2.1).
  • Los obligados a ejecutar las aMU (L3R 8, actual TRLSR 17.5).
  • Quién tiene la iniciativa, en la medida de que no se obligue a las Administraciones Públicas a llevarlas a cabo de manera imperativa (L3R 9, actual TRLSR 8.1).
  • La conformación de las reglas básicas de las aMU, en la medida que se indica la posibilidad de tramitarse mediante programas e instrumentos de ordenación de carácter reglamentarios, léase planes urbanísticos (L3R 10.1.1º, actual TRLSR 24.1.1º).
  • Confirma que la Memoria de viabilidad económica de la aMU (MEaMU), como instrumento distinto del ISE y del EVEF y a ser desarrollado por las CC.AA., es obligatoria y que en todo caso debe analizar la rentabilidad para los obligados, afecta a la actuación el importe del deber de conservación y establece la preceptividad del cumplimiento del principio de beneficios y cargas (L3R 11, actual TRLSR 22.5).
  • Habilita los mecanismos flexibles de desafectación del dominio por razón de accesibilidad y energía (L3R 12, actual TRLSR 42.3).
  • Confirma la posibilidad de abonar a los expropiados el justiprecio con su mismo bien rehabilitado, pago en especie a criterio de la actuación y no del expropiado (L3R 13, actual TRLSR 43.2).
  • Confirma las facultades de lo sujetos legitimados (L3R 15, actual TRLSR 9.4).

En resumen, prácticamente todo excepto la forma concreta de equidistribución aMU y el contenido preciso de la Memoria de Viabilidad Económica de las aMU (MEaMU) , que tendrán que ser desarrollados por las CC.AA.

¿Qué dice nuestra Ley de Vivienda?

Ciertamente, podría pensarse que lo anulado vacía de contenido a las aMU, pero por suerte nuestra Ley de Vivienda “tuvo a bien” articular instrumentos propios (denominaciones propias) y transcribir casi letra por letra las técnicas para la intervención en la ciudad existente. Para ello, nuestra Ley de Vivienda habilita dos instrumentos:

  1. La Declaración de Necesidad de Rehabilitación (DNR, LVIV 42), o lo que es lo mismo la aMU-R.
  2. El Área de Regeneración Urbana (ARU, LVIV 43) o lo que es lo mismo la aMU-RR o aMU-RRi en función de que incluya medidas sociales, económicas o medioambientales de una manera aunada o no.

Y además establece que sendos instrumentos serán definidos y ejecutados mediante Planes Especiales (LVIV 43.2), que se podrán delimitar ámbitos continuos y discontinuos, aislados o conjuntos (LVIV 43.1), y que tendrán que incluir (LVIV 43.4.c-d):

  • Memoria que justifique la idoneidad técnica y viabilidad económica de la intervención, teniendo en cuenta la proporción de las cargas respecto a los beneficios obtenidos para los propietarios incluidos en el ámbito de actuación.
  • Avance de la equidistribución entre todos los afectados de los costes derivados de la ejecución de la actuación y de los beneficios imputables a esta, incluyendo entre ellos las ayudas públicas y todos los que permitan generar algún tipo de ingreso vinculado a la operación. La equidistribución tomará como base las cuotas de participación que correspondan a cada uno de los propietarios, así como la participación que, en su caso, corresponda, de conformidad con el acuerdo al que se haya llegado, a las empresas, entidades o sociedades que vayan a intervenir en la operación como retribución por su intervención.

Por tanto, en nuestro caso nos quedamos igual que estábamos. Así que quien no se consuela es porque no quiere o como decía Eric Idle en La Vida de Brian: “Always look on the Bright Side of Life” (Siempre mira el lado positivo de la vida)

monty python

Pulsa en la imagen para ver el video.

Primer post de esta serie: STC ¿?/2017 (1): Adiós al IEE, ¿el vaciamiento de las aMU? y otros silencios.

Próxima semana: El sentido del silencio de algunas licencias.

The following two tabs change content below.

Álvaro Cerezo

Álvaro Cerezo, Arquitecto (1998). Director de la Sociedad pública Puerto Deportivo el Abra – Getxo S.A. y docente de la EVETU (IVAP). Ha sido arquitecto municipal en el Ayuntamiento de Zalla. Master en valoraciones UPC-EM-REV y experto en materia urbanística. Experto en proyectos europeos (URBACT III, Integrated Urban Renewal, Environmental Issues, Sustainable Housing Support to local authorities and other stakeholders in designing and delivering integrated and participatory policies). ECA Residuos nivel I. Ha impartido clases en las Universidades de la UPV/EHU, Deusto, UPC y en instituciones INAP y ERAP, así como diversos colegios profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *