Nuevo Decreto de regulación de los procedimientos de aprobación de los planes e instrumentos de ordenación

Procedimientos de aprobación de planes e instrumentos y otras precisiones.

decreto imagen

En el día de hoy se ha publicado en el BOPV el Decreto 46/2020, de 24 de marzo, de regulación de los procedimientos de aprobación de los planes de ordenación del territorio y de los instrumentos de ordenación urbanística.

Aunque ya tendremos ocasión de analizarlo con detenimiento, podemos avanzar que el nuevo decreto aborda:

  • El desarrollo de tanto la Ley 4/1990, de 31 de mayo, de Ordenación del Territorio del País Vasco, como la Ley 2/2006, de 30 de junio, de Suelo y Urbanismo.
  • La articulación de los procedimientos de la evaluación ambiental estratégica con los planes de ordenación del ordenación del territorio y urbanística, en especial tras la promulgación de la Ley 9/2018, de 5 de diciembre, por la que se modifica la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental.
  • La eximente de tramitación de EAE para los restantes instrumentos de ordenación urbanística (los estudios de detalle, las ordenanzas de urbanización y edificación y los catálogos de protección) que según este decreto ya no tienen la naturaleza propia de los planes (¡Atención!).
  • Los efectos del silencio administrativo en la aprobación del planeamiento urbanístico (para planes en general, para planes parciales, planes especiales y estudios de detalle).
  • La integración de los documentos señalados en el Decreto 179/2019, de 19 de noviembre sobre normalización del uso institucional y administrativo de las lenguas oficiales en las instituciones locales de Euskadi, para los Planes Generales en sus distintas etapas de tramitación (con Avance el «informe relativo al alcance del estudio lingüístico» del artículo 53.2, en la Aprobación Inicial el «estudio de impacto lingüístico» del artículo 54 y en la Aprobación Provisional el «informe de evaluación del impacto lingüístico» del artículo 56).
  • Otras cuestiones no menores como: la participación ciudadana, la administración electrónica, los trámites de exposición al público y publicidad, y alguna que otra cuestión en materia de planes de regeneración urbana…
  • Y se derogan el Decreto 206/2003, el artículo 13.5 del Decreto 211/2012 (DvEAE) y el artículo 31.2 del Decreto 105/2008 (DvMU).

Toca estudiar nuevamente, bueno tenemos tiempo… que los plazos administrativos están suspendidos.

The following two tabs change content below.

Álvaro Cerezo

Álvaro Cerezo, Doctor Arquitecto (ETSA-UPM). Director de la Sociedad pública Puerto Deportivo el Abra – Getxo S.A. y docente de la EVETU (IVAP). Ha sido arquitecto municipal en el Ayuntamiento de Zalla. Master en valoraciones UPC-EM-REV y experto en materia urbanística. Experto en proyectos europeos (URBACT III, Integrated Urban Renewal, Environmental Issues, Sustainable Housing Support to local authorities and other stakeholders in designing and delivering integrated and participatory policies). ECA Residuos nivel I. Ha impartido clases en las Universidades de la UPV/EHU, Deusto, UPC y en instituciones INAP y ERAP, así como diversos colegios profesionales.

3 pensamientos en “Nuevo Decreto de regulación de los procedimientos de aprobación de los planes e instrumentos de ordenación

  1. Rosbe

    Comenzar con una felicitación y agradecimiento a vuestra labor de estar en todo momento en primera linea.
    Entrando en lo que nos trae, comentar que, como remarcais, llama la atención, de modo inmediato, el hecho de la degradación normativa que el art. 6.2 D 46/2020, somete a los estudios de detalle. Desde mi punto de vista estariamos ante un precepto que se ha extralimitado en el desarrollo de la Ley 2/2006 y candito a la anulación o reinterpretación por los Tribunales JCA:

    a) Que no se les incluya en la relación del art. 59, no les hace perder el carácter de instrumento de planificación o instrumento de ordenación urbanistica. No estamos ante un instrumento complementario de la ordenación, sino ante un instrumento con un cometido especifico, el previsto en el art. 73 LSU, en la fijación de la ordenación urbanistica pormenorizada, al objeto de evitar que una mínima alteración deba someterse a un procedimiento complejo. Baste ver que el art. 60.1 (y 73.1) LSU determina que su objetivo es contribuir «al establecimiento de la ordenación urbanística pormenorizada».
    El hecho de tener un cometido menor, no los exlcuye de la familia. No los convierte en parias. El granito de arena forma parte de la montaña y hasta que esta no se derrumba no vemos la importancia de su función y el papel que ocupa en la estructura.

    b) El art. 6.2 D 46/2020 es más propio de la exposición de motivos que de las determinaciones normativas. Así, la propia norma se autojustifica sobre su decisión de excluir los estudios de detalle de la evaluación ambiental estratégica. Para alcanzar el objetivo perseguido (excluir los ED de la EAE, al objeto de evitar complejizar un procedimiento sencillo) no hacia falta degradarlos.
    Se dan dos explicaciones, a entender del redactor de la norma: 1º «(…) no constituyen planes de acuerdo a la Ley 2/2006 de Suelo y Urbanismo del País Vasco (…)», 2º «(…) además, innecesaria dada la escasa entidad y la nula capacidad innovadora de los mismos desde el punto de vista de la ordenación urbanística (…)»
    En realidad, la determinación normativa hubiese sido suficiente con la siguiente redacción «Los estudios de detalle; las ordenanzas de edificación o de urbanización, así como los catálogos de protección del patrimonio arquitectónico y urbanístico no se hallarán sometidos al procedimiento de evaluación ambiental estratégica». Incluso el tiempo verbal es inapropiado «no se hallarán», podría dar lugar a la eventual interpretación de que no es una exclusión absoluta sino que faculta a una interpretación si cabe algún supuesto en que sea necesario someterlos a EAE. Excusatio non petita, accusatio manifesta.

    c) En otro orden de cuestiones, nos sigue pareciendo dudosa una exclusión generica y abstracta del Estudio de Detalle sin más de la EAE, sin atender a si la actuación puede o no tener «efectos significativos» en el medio. Y no se prevea, por el contrario una actuación ambiental de la Administración más libiana, menor o diversa a los procedimientos previstos de EAE Ordinaria o simplificada. Por ejemplo un informe del órgano ambiental que evalue el posible alcance de la ordenación propuesta.
    Si uno de los logros de nuestra legislación urbanistica (LSU) y la Legislación básica del suelo (Ley 8/2007) es integrar (por la puerta grande) la componente ambiental en la ordenación y ejecución urbanistica, no puede ser que en el primer combate pretendamos sacarla por la ventana y de tapadillo.
    Debe tenerse en cuenta que esta figura de planificación urbanistica se ha prestado historicamente a un uso abusivo y extralimitado en sus funciones. Excluir sin más la actuación del organo ambiental es dejar abierta a estas practicas poco ortodoxas. Dada la gran profusión de este instrumento no cabe una exclusión abstracta y general de esta magnitud.

    No es función del lobo cuidar del rebaño. No es función de la Administración urbanística sustituir al organo ambiental, sin que pueda servir la sobrecarga del organo ambiental como justificación encubierta para excluir figuras de ordenación urbanistica de su ambito de actuación o compentencial. A la administración territorial compete integrar los aspectos ambientales en la ordenación y ejecución, al organo ambiental verificar y supervisar que esa integración es real y efectiva. No desmontemos el castillo antes de armarlo. La necesidad de agilizar determinados procedimientos ambientales no puede llevar a la exclusión de figuras concretas, sin más y de modo generico del control por la Administración compentente, por mucho que estemos ante figuras menores.

  2. Rosbe

    Un comentario menor. Sobre las normas subsidiarias y las inercias.
    Las Normas Subsidiarias esos fantasmas que se resisten a irse. La Ley 2/2006, la eliminó como instrumento de planificación, sin perjuicio de que estas subsistan hasta que se logre la total adaptación de los planes urbanisticos a las previsiones de la Ley.
    Sin embargo, 14 años después de la entrada en vigor de la LSU, se las sigue invitando, y en este Decreto tambien se suma a ello, aunque se haga en una disposición adicional. Esas inercias que no se van del todo. Hubiese sido suficiente con indicar «los instrumentos de planeamiento».

  3. Octavio Oruezabal

    Buenos días

    Coincido con Rosbe que lo dispuesto en el art. 6.2 del D. 46/2020 (exclusión generalizada de sometimiento a EAE a los estudios de detalle, ordenanzas de edificación o de urbanización, y catálogos de protección) supone una extralimitación que no se adecúa a la legalidad y a la jurisprudencia estatal y europea (sentencia del TJUE al Asunto C-295/10,sentencia del TJUE al Asunto C-463/112, las dos sentencias del TC 109/2017 y 161/2019, frente a una sola -sentencia TC 86/2019- que se separa, etc.) y, además, por haberse utilizado “ad hoc” una disposición normativa reglamentaria sectorial, en lugar de una legislativa de la disciplina del medio ambiente, o una reglamentaria de esa disciplina que normativamente esté habilitada para ello.

    Existen, y se han planteado, distintas formas para que en la CAPV la normativa que debe de hacerlo tenga en cuenta y regule convenientemente cuando es necesario que esos instrumentos urbanísticos se sometan al procedimiento de EAE y cuando no deben de hacerlo, desde el pleno respeto a lo dispuesto en el ordenamiento jurídico, la legalidad y la jurisprudencia existente.

    También entiendo que el D. 46/2020 entra a regular inopinadamente otras cuestiones (los plazos para la emisión de documentos e informes y para los periodos de consultas e IP que son propios de la EAE, el tipo de procedimientos de EAE a los que unilateralmente somete a ciertos planes y modificaciones , la determinación de ciertas funciones a los órganos intervinientes en los diversos trámites propios de la EAE, etc.), que le corresponde regular a la normativa ambiental, y que debe de hacerlo de forma integral, pero coordinada con la correspondiente a la de todos planes que están sometidos a EAE (que no son solo los planes de ordenación territorial y urbanísticos).

    Felicitando a Natxo y Alvaro, y a todo el resto, por el Blog,

    Un saludo

    Octavio Oruezabal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *