La actuación de dotación. Franklin, Adams y Jefferson en el jardín.

¿La virtud de la contradicción?

3 padres fundadores

En el lapso temporal que va desde la Declaración de Independencia de 1776 a la promulgación de la Constitución de los Estados Unidos en 1787, se sucedieron una serie de debates “constituyentes”. En ese mismo lapso de tiempo tres de los padres fundadores, Benjamin Franklin, John Adams y Thomas Jefferson se reunieron en los deliciosos jardines virginianos para divagar, si acaso, sobre cual debía ser el destino de aquella nación emergente. La serie de HBO “John Adams” (2008) reproduce una de aquellas reuniones, posiblemente en los jardines donde se ubicaba la residencia de Thomas Jefferson, en Monticello.

john adams

Pulsa en la imagen para ver el vídeo

 

Franklin: Se habla de una convención en Filadelfia. Deben discutir una Constitución vinculante; Y a la cual espero asistir, aunque solo sea para corregir estilo de su prosa.

Jefferson: Espero que cualquier documento constitucional que surja de Filadelfia sea tan comprometido como nuestra Declaración de Independencia.

– Cada vez estoy más convencido de que la tierra pertenece exclusivamente a los vivos, y que una generación no tiene más derecho a obligar a otra a sus leyes y juicios que una nación independiente tiene el derecho de mandar a otra.

Adams: Pero seguramente la Constitución, como las que escribimos para nuestros propios Estados, está destinada a establecer la estabilidad y la legalidad a largo plazo esenciales para la continuación de la sociedad civilizada.

Jefferson: Sí, posiblemente, pero me temo que también podría quebrar la integridad de nuestros ideales revolucionarios, a través de los cuales emergerían las fuerzas de oposición.

Adams: Doctor, el tema que plantea el Sr. Jefferson no es la ingeniosa articulación del poder político, sino el establecimiento de un espacio en el que no exista ningún poder.

– Usted, señor… ¡es una contradicción andante!

Franklin: Todos somos contradictorios, Sr. Adams.

Adams: De hecho, sí, ¿y qué es el gobierno, en última instancia, sino la puesta en práctica de las lecciones que hemos aprendido lidiando con las contradicciones de nuestros propios caracteres?

Jefferson: Tiene una desconcertante falta de fe en el ser humano, el Sr. A, y en usted mismo, si me permite decirlo.

Adams: Sí, y usted muestra un peligroso exceso de fe en el ser humano, Sr. Jefferson.

Franklin: Bueno, estoy seguro de que todos estaremos en desacuerdo en muchas cosas …

jardines de albia

Este pasaje de la serie de «John Adams» nos ha hecho imaginar una escena análoga, que pudiera haberse dado en los jardines de nuestro Monticello particular a la vista de las dos recientes sentencias: La STSJ PV 3847/2019, sobre modificación de un PEOU de Donostia-San Sebastián, y la STSJ PV 3813/2019, sobre la concesión de una licencia con cambio de uso vinculada al Proyecto de «Rehabilitación para la dotación de 8 viviendas» también en Donostia-San Sebastián (de 16 y 18/12/2019 respectivamente).

De ambas sentencias, separadas por el lapso de dos días, hay que destacar que los autores son los mismos, si bien cambia el ponente, por lo que nos imaginamos un diálogo al modo de Adams y Jefferson, pudiendo suponer que el tercer miembro en el jardín adopta el papel de Franklin.

Al igual que las posiciones de los señores Adams y Jefferson, las dos sentencias sostienen visiones contrarias y no compatibles entre sí al abordar, una vez más, nuestra reiterada discusión sobre la naturaleza y condiciones para que sean exigibles las obligaciones de la actuación de dotación (TRLSR 7.1.b vs LvSU 25.2 137) y que, quizás, ponen de manifiesto la condición contradictoria del ser humano, veamos:

En la STSJ PV 3847/2019 del día 16,sobre el PEOU de AU MZ.04-Ilunbe se dice (FJ11):

… por lo que es relevante tener presente lo que son las actuaciones de dotación, con la definición que recoge hoy el art. 7.1.b) del Texto Refundido de la Ley deSuelo y Rehabilitación Urbana de 2015, cuando se refiere como tales a las que tienen por objeto incrementar las dotaciones públicas de un ámbito de suelo urbanizado para reajustar su proporción con la mayor edificabilidad o densidad o con los nuevos usos asignados en la ordenación urbanística a una o más parcelas del ámbito y no requiere la reforma o renovación de la urbanización de este.

Sin embargo, la  STSJ PV 3813/2019, del día 18, señala (FJ4) confirma la imposición en la licencia del deber de «antes del inicio de las obras se deberá ingresar a favor del Ayuntamiento, la cantidad de 93.138,91 euros, en concepto de participación de la Comunidad en las plusvalías generadas», invocando el art. 27 de la LS 2/2006, redacción dada por la Ley 11/2008, y » en concepto de levantamiento de la carga dotacional«.

Mientras en la primera Sentencia, se señala que para que nazca la actuación de dotación (y sus deberes de cesión de dotaciones y del 15% del incremento) es necesario que el planeamiento contemple un incremento de dotaciones tal como prevé la legislación estatal, la Sentencia de dos días después dice, que nacen estas obligaciones de cesión por el simple hecho de que exista un incremento de edificabilidad ponderada, tal como señala la legislación autonómica.

¿Os imagináis los debates de los tres actores de esta nuestra película? ¿O quizás dos días fue un lapso suficiente de tiempo para borrar de sus mentes los criterios y exigencias de la sentencia precedente a la ahora dictar la segunda? ¿Cómo puede ser que ante unos mismos supuestos de hecho (suelo urbano no consolidado por incremento de la edificabilidad urbanística ponderada) en un caso se requería que al Plan Especial contemple el incremento de dotaciones y en otro se legitime la exigencia de contraprestación económica en defecto de tal previsión de incremento de dotaciones?

¿Qué nos hemos perdido? ¿Estaremos ante la aplicación del principio estabilidad y la legalidad a largo plazo esenciales para la continuación de la sociedad civilizada o ante un eventual quebrantamiento de nuestros ideales revolucionarios? o ¿Será una cuestión de la desconcertante falta de fe o de un peligroso exceso de fe en el ser humano?

Bueno, estamos seguros de que estaremos todos de acuerdo en que es fácil que estemos en desacuerdo en muchas cosas …

The following two tabs change content below.

Álvaro Cerezo

Álvaro Cerezo, Doctor Arquitecto (ETSA-UPM). Director de la Sociedad pública Puerto Deportivo el Abra – Getxo S.A. y docente de la EVETU (IVAP). Ha sido arquitecto municipal en el Ayuntamiento de Zalla. Master en valoraciones UPC-EM-REV y experto en materia urbanística. Experto en proyectos europeos (URBACT III, Integrated Urban Renewal, Environmental Issues, Sustainable Housing Support to local authorities and other stakeholders in designing and delivering integrated and participatory policies). ECA Residuos nivel I. Ha impartido clases en las Universidades de la UPV/EHU, Deusto, UPC y en instituciones INAP y ERAP, así como diversos colegios profesionales.

Un pensamiento en “La actuación de dotación. Franklin, Adams y Jefferson en el jardín.

  1. Mikel Iriondo

    He de decir, desde el respeto total, que me sorprenden el contenido, el tono, etc.del artículo La actuación de dotación. Franklin, Adams y Jefferson en el jardín.

    Me sorprendela reivindicación de la coherencia y/o crítica de la incoherencia que transmite el artículo en un momento en el que la maraña jurídico urbanística vigente hace que nos movamos y trabajemos en un mar de dudas e incertidumbres en la que es muy difícil, por no decir imposible, ser coherente. Me sorprende la seguridad que transmite.

    Frente a ello, la falta de adaptación de la legislación urbanística autonómica a la estatal, las incoherencias de legislación urbanística autonómica, la cantidad y la casuística de las disposiciones legales de preceptiva consideración en distintas materias, la inexistencia de una mínima coordinación entre todas esas disposiciones, etc. hacen que, en materia urbanística, la duda sea constante, la coherencia sea realmente difícil y la incoherencia sea comprensible (sin que eso la justifique).

    La casuística de situaciones, problemas, preguntas, etc. ante las que me ha puesto y me sigue poniendo mi trabajo y las dificultades de darles una respuesta justificada me llevan a realizar ese (más que sintetizado) diagnóstico de la situación actual y a destacar que su tremenda complejidad es su rasgo principal. Así, esa casuística ha sido (cuando menos para mí) una muestra de, por ejemplo:

    * Las dificultades de adaptar las propuestas urbanísticas, tanto de ordenación como de ejecución, a la legislación urbanística estatal y autonómica, y las distintas soluciones que a ese respecto se pueden plantear o, de hecho, se plantean.
    * La necesidad de, en el marco de la legislación urbanística autonómica, plantearnos preguntas como estas: ¿el desarrollo urbanístico previsto en terrenos clasificados y categorizados como suelo urbano no consolidado por incremento de edificabilidad ha de ser ejecutado, necesariamente, como actuación de dotación?; ¿cabe la existencia de desarrollos urbanísticos planteados en esa clase y categoría de suelo no sujetos a actuación de dotación?; etc.
    Y la referida casuística me ha llevado a concluir que puede haber desarrollos previstos en suelos de esa clase y categoría que se han de ejecutar mediante actuaciones de dotación y otros que no, en atención a que deba procederse o no al incremento de dotaciones / levantamiento de la carga dotacional, teniendo en cuenta a este respecto las previsiones de, entre otros, el Decreto 123/2012 de estándares urbanísticos.
    * Las distintas formas de los Ayuntamientos de la CAPV de leer y aplicar ese Decreto 123/2012 (de gran relevancia para la identificación de las actuaciones de dotación), que conllevan, a su vez, diversidad de respuestas a situaciones similares en lo referente a la determinación de si los desarrollos han de ejecutarse como actuaciones de dotación o de otra manera.

    Por lo tanto, en esta más que compleja situación, me sorprende el tono de seguridad del artículo. Es más, desde el respeto, diría que es un tratamiento simple de un problema complejo y, precisamente por eso, una tergiversación de la realidad.
    Atentamente.
    Mikel Iriondo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *