Detroit, renace ¿o no?

¿Cómo intervenir en una ciudad en regresión?

2013-07-19-ABC-GMA-Detroit2

Como abordamos en varios post anteriores, [V-S] 8 – Las espirales de degradación y la viabilidad y El urbanista que sepa desurbanizar…, Detroit constituye uno de los próximos paradigmas (si no lo es ya) de las ciudades aquejadas de falta de sostenibilidad en su sentido pleno (física, social, económica y medioambiental). Por eso queremos traer las siguientes cuestiones:

  • ¿Qué hacer cuando tu ciudad es como un queso gruyer de enormes vacios de segregación social?
  • ¿Qué hacer cuando has perdido la mitad de tu población en 50 años, de 1,85 a 0,7 M?
  • ¿Qué hacer cuando el volumen de propiedades adquiridas por el ayuntamiento por impago de los tributos alcanza las 70.000 viviendas y muchas de ellas están abandonadas, saqueadas y algunas quemadas?
  • ¿Qué hacer cuando tu ayuntamiento ha sufrido la bancarrota más significativa de tu país?

Pues que hay que repensar muchas cosas, cuestionar el sistema y sobre todo ver cómo se comportan los distintos agentes en el proceso…., vamos, lo que tendremos que hacer nosotros en nuestras ciudades dentro de poco, ¿no?

Desde luego el Ayuntamiento de Detroit ha tenido y está teniendo que afrontar varios dilemas:

  1. Tamaño: ¿Crecer o disminuir (desurbanizar)?
  • El anterior alcalde, el demócrata Dane Doug, tras un proceso de estudio y constatación de la insostenibilidad urbana de sus dotaciones y de la prestación de servicios públicos fruto de un modelo basado en la ocultación de los efectos del crecimiento y huida hacia adelante, planteó la necesidad de demoler y desurbanizar como única respuesta racional. Su propuesta fue rechazada, ¡Cómo no!
  • El actual alcalde, el también demócrata Mike Duggan, ha abogado por un plan donde los servicios y dotaciones no disten a más de 20 minutos en bicicleta o andando. ¿Cómo y quién lo pagará? ¿Los nuevos habitantes de los barrios ya existentes?, ¿Los anteriores? No hay respuesta, no interesa la pregunta tampoco.
The word "Bankruptcy" is painted on the side of a building in Detroit, Michigan in this October 25, 2013 file photo. Detroit is eligible for banktrupcy, a U.S. judge ruled on December 3, 2013 after determining the city is broke and had too many creditors to make negotiations over more than $18 billion in city debts and other obligations possible. The ruling by Judge Steven Rhodes makes Detroit's case officially the biggest municipal bankruptcy in U.S. history. REUTERS/Joshua Lott/Files (UNITED STATES - Tags: LAW REAL ESTATE BUSINESS POLITICS) - RTX162AL

The word “Bankruptcy” is painted on the side of a building in Detroit, Michigan in this October 25, 2013 file photo. Detroit is eligible for banktrupcy, a U.S. judge ruled on December 3, 2013 after determining the city is broke and had too many creditors to make negotiations over more than $18 billion in city debts and other obligations possible. The ruling by Judge Steven Rhodes makes Detroit’s case officially the biggest municipal bankruptcy in U.S. history. REUTERS/Joshua Lott/Files (UNITED STATES – Tags: LAW REAL ESTATE BUSINESS POLITICS) – RTX162AL

  1. Ocupación: ¿Descolonización o nueva colonización ciudadana (gentrificación)? Los barrios son entes vivos en los que en la actualidad no se sabe que ocurre, ni lo que la gente desea:
  • Si la gente se va, el barrio se desestructura y muere.
  • Si nadie se va y nadie viene, es insostenible por el modelo de extensión y la falta de servicios.
  • Si la gente viene, se produce la gentrificación por la revalorización inherente a todo proceso de mejora. ¿Existe la posibilidad de que todo el mundo gane?, ¿Seguro?
  1. Información: ¿Transparencia económica o información estratégica para “subasteros”? Los procesos de venta on-line y ocupación de las viviendas del Ayuntamiento obtenidas por impago de tributos (78.000) han dado pie a la aparición de fenómenos singulares.
  • La información sirve para que el Ayuntamiento se deshaga de viviendas de imposible mantenimiento y conservación, hacer que los ingresos permitan intervenir en algunos sitios, prestar servicios públicos y hacer sostenible parcialmente la administración. La ocupación y rehabilitación por privados ha permitido vertebrar nuevamente algunos barrios.
  • La información está sirviendo para que “subasteros” e inversores (¿son los mismos?) especulen con los inmuebles y se produzcan desplazamientos sociales de los antiguos moradores por falta de ingresos (por falta de trabajo) y por la revalorización de los inmuebles de manera natural.
The Renaissance Center, left, the global headquarters of General Motors Co. (GM) stands in Detroit, Michigan, U.S., on Thursday, June 6, 2013. Detroit became the biggest U.S. city to file for bankruptcy on July 18, 2013, seeking court protection from creditors while it tries to eliminate a budget deficit and cut long-term debt. Photographer: Jeff Kowalsky/Bloomberg via Getty Images

The Renaissance Center, left, the global headquarters of General Motors Co. (GM) stands in Detroit, Michigan, U.S., on Thursday, June 6, 2013. Detroit became the biggest U.S. city to file for bankruptcy on July 18, 2013, seeking court protection from creditors while it tries to eliminate a budget deficit and cut long-term debt. Photographer: Jeff Kowalsky/Bloomberg via Getty Images

  1. Inversión pública: ¿En barrios salvables o en todos sin llegar a ninguno? Los recursos públicos son finitos y escasos.
  • La intervención en los barrios en escenarios de crisis y la escasez de recursos hacen necesario escoger dónde realizar las inversiones, ya que en la medida en que se realizan esas inversiones públicas se convierten en lugares atractivos para nuevos moradores e iniciativas empresariales. Nadie quiere dar el primer paso de invertir (para no equivocarse). Todo el mundo quiere invertir sobre seguro y sobre un lugar que se va a revalorizar, aun a riesgo de la gentrificación. ¿No importa si a mí no me afecta?
  • La selección implica agravar la desigualdad, no solo por la propia inversión, sino por la propia mejora que implica un aumento de los valores de los inmuebles. ¿Cuál debe ser la decisión, invertir o no invertir?, ¿cómo escoger dónde?, ¿dónde se es más eficiente?, ¿dónde hay más necesidad?

Como se puede ver la realidad de Detroit no nos es tan lejana y cada vez nos pareceremos más: la constante pérdida neta de actividad económica realmente productiva, que fuerza la sangría permanente de personas formadas en edad de trabajar, unida a la, más preocupante,  reducción en progresión exponencial del ratio de empleos productivos por vivienda, que se agrava con el crecimiento residencial, son nuestros síntomas comunes con el fenómeno Detroit. 

El urbanismo va a tener que afrontar a fondo los debates del crecimiento o no, del cómo se recuperan los tejidos existentes, si a base de nuevos moradores (ficticios o a costa del vaciamiento de otros) o los propietarios existentes, a manejar la información y evitar situaciones en las que se aprovechen situaciones de debilidad, sin que ello tenga que suponer una dejación del cumplimiento de deberes y que se de pié a nuestra clásica picaresca, y por último, hacer un análisis de la eficiencia de la inversión pública con los fenómenos patrimonialización / socialización de los beneficios privados por todo tipo de agentes.

Hasta aquí este nuevo episodio de Detroit.

Continuará…

Referencias:

The following two tabs change content below.

Álvaro Cerezo

Álvaro Cerezo, Arquitecto (1998). Director de la Sociedad pública Puerto Deportivo el Abra – Getxo S.A. y docente de la EVETU (IVAP). Ha sido arquitecto municipal en el Ayuntamiento de Zalla. Master en valoraciones UPC-EM-REV y experto en materia urbanística. Experto en proyectos europeos (URBACT III, Integrated Urban Renewal, Environmental Issues, Sustainable Housing Support to local authorities and other stakeholders in designing and delivering integrated and participatory policies). ECA Residuos nivel I. Ha impartido clases en las Universidades de la UPV/EHU, Deusto, UPC y en instituciones INAP y ERAP, así como diversos colegios profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *