Acerca de…

Una de las característica más lamentables del urbanismo actual es su complejidad. La concurrencia de condicionantes normativos y sectoriales, en ocasiones frontalmente incompatibles, complica la adopción de decisiones hasta el punto de que muchas veces resulta tan dificultoso llegar a puerto, y por desgracia no es una caricatura, que se pierde la noción de los objetivos que justificaron el viaje.

Esta complejidad en el País Vasco se eleva al cuadrado, al concurrir normativa no sincronizada y que, en ocasiones, parece responder a la voluntad de impedir la sincronización.

Este blog responde al deseo de abrir un espacio de participación que aporte luz a la actividad para que los operadores podamos dedicar nuestras energías a lo que realmente importa: contribuir a la mejora de la calidad de vida de las personas, incluso futuras, posibilitando la existencia de viviendas adecuadas y asequibles y el desarrollo de actividades productivas generadoras de empleo y que no menoscaben la calidad ambiental, siempre en entornos que propicien la convivencia  de la ciudadanía.

Otra característica del urbanismo es que, ya desde la desaparición de la ciudad amurallada, ha ido mutando el objeto del urbanismo, superando la clásica distinción entre “urbi et orbi, para abarcar todo lo que es propio del orbenismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *